El consumo moderado de este fruto seco, es capaz de ayudar contra la formación de cálculo, reduce el riesgo de cáncer de colon, protege contra el alzheimer. Es capaz de regular los niveles de azúcar y aumentar la insulina, lo que lo hace un complemento ideal para las personas que sufren de diabetes. Además es una buena fuente de grasas monosaturadas, antioxidantes, fibra y calcio.

Por otra parte, estudios científicos, concluyeron que al consumir 50 gramos de maní, es posible reducir el colesterol, aportar vitaminas, minerales y proteínas.

En los casos de personas que sufren problema de riñón y de la tiroide, deben moderar con más precaución su consumo. En el primer caso, debido a que el maní contiene altas cantidades de oxalatos y en el segundo, porque contiene bociógenos, una sustancia natural que puede interferir en el funcionamiento de la glándula.

Así que ya sea dulce, con cáscara, picante, con miel o salado, será un aporte positivo a tu salud, pero recuerda, moderado!

 

Fuente: http://www.vuelvealonatural.cl/v2/?p=3211