El queso de cabra es en la actualidad uno de los quesos más sanos (si no el más) que hay. Se le denomina así a todos los tipos existentes que se elaboran con leche de cabra. Existen zonas donde no existe siempre refrigeración, por lo que se recurre a la sal para mantener los quesos mejor conservados. El queso de cabra cuenta con muchos nutrientes esenciales para el organismo lo que lo convierte en un alimento terapéutico importante.

Beneficios del queso de cabra

En estudios comparados con otros quesos como los de vaca, por ejemplo, el queso de cabra resulta una alternativa mucho más saludable. Así lo confirman varios estudios, donde se ha determinado que este queso es bajo en grasas saturadas, se digiere mejor, reduce el colesterol, tiene más nutrientes (vitaminas, minerales y proteínas), previene algunas enfermedades (osteoporosis, del tipo cardiovascular, anemia), es recomendado para alérgicos a la proteína de la leche de vaca y para intolerantes a la lactosa.

Investigaciones han demostrado que el queso de cabra tiene más proteína que el de vaca y que se asimila a la leche humana. Es bueno para los riñones en especial para gente que sufre de insuficiencia renal crónica, por su bajo contenido en potasio.

Estos son algunos de sus aportes:

Cuenta con un bajo nivel de lactosa: al tener poco de esta sustancia, sumado a un bajo nivel de caseína, hacen que sea un alimento ideal para las personas con intolerancia a la lactosa, en especial niños.

Alivia a las vías respiratorias: lo que hace el queso de cabra es estimular al organismo para que produzca menos mucosidad en las vías respiratorias. Esto resulta óptimo para gente con afecciones respiratorias y niños con problemas en bronquios.

Más digerible: La leche de cabra se digiere mejor que la de vaca. Esto es porque cuenta con proteínas y grasas de menor tamaño que son más fáciles de asimilar para el organismo. Así el queso de cabra puede ser un buen alimento para gente con alteraciones gástricas, para operados, o personas con úlceras, alteraciones gástricas o para dietas por tratamiento oncológico.

Ideal para niños: la leche de cabra es un buen alimento para los pequeños. Está enriquecida con ácido fólico lo que mejora la absorción de hierro. Por lo mismo, sirve para luchar contra la anemia. En general, los nutre bien.

Alto contenido nutricional: este queso es una fuente importante de aminoácidos y proteínas esenciales. De sus nutrientes, cuenta con un 13% más de calcio que el de vaca, 134% más de potasio, cuatro veces más de cobre, 27% más de selenio, 47% más de vitamina A, más hierro y menos sodio.

Controla y reduce el colesterol: los ácidos grasos de la leche de cabra tienen una función única para el metabolismo. Esta restringe los depósitos de colesterol en los tejidos corporales, impidiendo su absorción. De esta forma, disminuye el llamado colesterol malo y aumenta el bueno. Esta tiene entre 30 a 40% menos de colesterol que otras leches. Por esto es óptima para prevenir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Menos grasa: la leche de cabra tiene poco aporte de calorías, por sus ácidos grasos que se absorben directamente. Estos son del tipo “cadena media” que llegan de forma más directa al intestino y después a la sangre. Entonces, son metabolizados más rápido para producir energía. Estas grasas tampoco engordan.

Fuente: http://sanoynatural.cl/contenidos/los-beneficios-del-queso-de-cabra/